El autor

Me llamo José-Luis Prieto, nací en Madrid en 1973, soy abogado y consultor, desde 2007, tengo familia, ingresos, vivienda y compromisos en Móstoles y La Coruña.
Soy demócrata y socialista libertario, por ese orden. Creo que la libertad debe ser efectiva para todos, que hay que garantizar la igualdad absoluta de derechos y oportunidades, y que el ser humano es social por naturaleza.

Archivo: Noviembre 2003

43 cargos de confianza

[Artículo de opinión publicado en el Diario de la Ciudad de Móstoles y en el Diario de la Ciudad de Alcorcón el 21 de noviembre de 2003]

El Ayuntamiento de Móstoles, prestador de servicios públicos para nada menos que 200.000 habitantes, debe ser una máquina administrativa muy compleja. Estoy convencido de que el PSOE ha sido consciente de ello, y por eso creo que siempre ha defendido, sincera y valientemente, la necesidad de dotar a la plantilla municipal de una estructura directiva comprometida con el desarrollo de los Programas de Gobierno elegidos por los ciudadanos. Y sobre todo ha sido coherente con ello.

La derecha terrateniente mostoleña, por su parte, tan paleta, siempre ha negado dicha realidad. Menospreciando la importancia de nuestra ciudad, creyendo que ésta seguía siendo el pueblecito por cuyas anchas campaban sus ricos antecesores, desdeñando la racionalización y la modernización de la plantilla municipal cuando la democracia los devolvió a la oposición.

Así, uno de los argumentos electorales del PP siempre ha sido la eliminación de los cargos políticos en el Ayuntamiento, criminalizando a los ciudadanos que ejercían dichas responsabilidades al servicio de todos los mostoleños. Hasta ahora.

Ahora, cuando la derecha ha vuelto a la Alcaldía de Móstoles se ha encontrado con la necesidad de nombrar al menos 43 cargos de confianza en el Ayuntamiento de nuestra ciudad, 43 más de los que siempre han defendido (vease http://jlprieto.info) y 43 más de los que, avergonzados, están dispuestos a reconocer. Porque una cosa es predicar en la oposición y otra muy distinta dar trigo en el Gobierno. Pero bienvenidos.

La saga de los Castillo

La designación por parte de Esteban Parro, Alcalde de prestado de Móstoles, de José María Castillo Hernández, Secretario General del PP de Móstoles, como Concejal Delegado de Urbanismo, Propaganda de Vivienda y Obras Públicas me ha dejado una extraña sensación de deja vú. Máxime tras la lectura del mejor libro de historia de Móstoles, de título “Móstoles. Memorias de un pueblo”, de Koldo Palacín Ara (en lo sucesivo, entre paréntesis, la página o nota correspondiente):

Ya el padre de José María Castillo también fue concejal de nuestro Ayuntamiento, cuando los ediles eran impuestos por las estructuras del franquismo de entre los afectos al régimen. El apellido Castillo coincide con el de una saga de “propietarios” -que es como eufemísticamente se ha denominado a los terratenientes de toda la vida- de Móstoles comprometidos, para la defensa de sus intereses, con las opciones políticas de derechas de cada momento, hoy el PP. Así, Francisco Castillo Lorenzo (¿su padre?) fue concejal en 1958, designado por los sindicatos fascistas (nota 749).

Francisco Castillo Lorenzo pasó así sustituir como concejal a Diego Castillo Domingo (¿su tío?) encarnando la permanencia de su saga en la política local, en una época en que estaba compuesta por sólo siete ediles, ninguno de ellos elegido democráticamente (nota 747), cooptados de entre los vecinos más pudientes y adheridos al régimen fascista de Francisco Franco. Diego, que en 1944 declara su condición de “propietario” agrario (pág. 526), votó a favor del nombramiento de Franco como Alcalde Perpetuo de Móstoles cuando fue concejal depositario (nota 746) entre 1952 y 1955 y posteriormente Teniente Alcalde hasta finales de 1957 (nota 309), llegado a ser nombrado Alcalde de Móstoles por el Gobernador de la Provincia (nota 744).

Éste fue designado Jurado municipal para 1924 (pág. 250) y su hermano Guillermo Castillo Domingo miembro de la Mesa Electoral local en 1923 (pág. 247), Vicepresidente de la Junta municipal de Censo Electoral como gran “contribuyente” -otro eufemismo- en 1930 (pág. 310) y, en su calidad de Fiscal municipal, miembro de la Mesa Electoral para los comicios de 1931 en los que posteriormente caería la monarquía (pág. 324), cuando para acceder a estas funciones judiciales y administrativas durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera había que acreditar tal solvencia económica que imposibilitaba la designación de los campesinos u obreros de la época.

Guillermo y el tercer hermano, Francisco Castillo Domingo, indentificados como partidarios de la traición a la Constitución Española perecieron en 1936 víctimas del ius belli (nota 368) activado por Franco con su golpe de estado del ese año contra el sistema democrático. Francisco tenía también un notable patrimonio, y no sólo en bienes raíces, pues le fueron embargados bienes muebles por impago de multas debida a infracciones contra los derechos de los trabajadores en 1933 (pág. 384).

Día Internacional de los Derechos de los Niños

Niños soldado. Si tú no haces algo, otros lo harán. Amnistía Internacional.

Firma contra la militarización de la infancia

Parro no exigirá a Aguirre la prolongación de la Línea 10

El PP de Móstoles siempre ha apoyado el trazado de Metrosur diseñado por sus jefes de Madrid, pese a ser discriminatorio contra los mostoleños al dejar a nuestra ciudad, la más poblada de la zona, con el menor número de estaciones. Colectivos ciudadanos del Distrito 3 se lamentaron de que así nuestra ciudad era represaliada por no haber elegido Alcalde al derechista Fernando Bastarreche. Tantas palmadas con las orejas le daba a sus jefes de Madrid el entonces líder de la oposición, Esteban Parro, que quedó en evidencia cuando, pese a su oposición a la edificación de una estación de Metrosur que sirviera a los alrededor de 25000 mostoleños de las futuras 8000 nuevas viviendas proyectadas para el sur de la ciudad, Gallardón accedió a esta lógica.

El 26-M, gracias a una campaña difamatoria contra candidatos socialistas cuya autoría se desconoce, Esteban Parro, pese a obtener menos votos que los partidos del anterior Gobierno municipal, obtiene la Alcaldía para el PP, retornando la derecha al poder que anteriormente había ocupado entre 1937 y 1979.

Pero esa jornada electoral, la izquierda ganó las elecciones autonómicas, y el día siguiente, lunes 27 de mayo, Esteban Parro, en un nuevo acto de travestismo político, declaró, suscribiendo los programas electorales regional y local del PSOE: “es hora de que yo, como Alcalde, exija a Rafael Simancas su promesa de prolongar la Línea 10 de Metro hasta Móstoles” para que los mostoleños del Distrito 3 y del barrio de El Soto tengan el acceso a Metrosur que la izquierda siempre ha reivindicado.

La multimillonaria Condesa de Murillo, candidata del PP a Presidenta de la Comunidad de Madrid, nunca aceptó su derrota en las elecciones autonómicas, y las elecciones autonómicas tuvieron que repetirse para que pudiera ganarlas. Ahora que el golpe le ha salido bien a la derecha y Mª. de la Esperanza Aguirre y Gil de Biedma es la segunda Presidenta autonómica de la historia, ¿“exigirá” Parro a la nueva Presidenta autonómica que prolongue la línea 10 del Metro?

Recapitulando: 43 cargos de confianza (por ahora)


  • Google

Artículos recientes

Últimos comentarios

Los más comentados

Mis compromisos

  • No hay socialismo sin revolución
  • Adopta animales abandonados
Creative Commons License