El autor

Me llamo José-Luis Prieto, nací en Madrid en 1973, soy abogado y consultor, desde 2007, tengo familia, ingresos, vivienda y compromisos en Móstoles y La Coruña.
Soy demócrata y socialista libertario, por ese orden. Creo que la libertad debe ser efectiva para todos, que hay que garantizar la igualdad absoluta de derechos y oportunidades, y que el ser humano es social por naturaleza.

Archivo: Julio 2005

Boicot al turismo hacia Reino Unido


Oskar Lafontaine, pasado de rosca


El desamparo de las maltratadas

Lo tengo que contar, que algo he de hacer, aunque sea escribir esto, aunque no valga para nada, que tal es el grado de confianza de este profesional del derecho.

Aguántenme la siguiente cita, con la que bato mi record de extensión en este blog, y que tomo de un interesante artículo del magistral, divulgador, didáctico y científico Miguel Lorente Acosta:

La situación del maltrato prolongado va produciendo un deterioro psicológico que afecta, primero a las relaciones de la mujer con el entorno, y continúa después corroyendo, como la polilla la madera, su vida interior.
La vivencia de una situación adversa en la que la violencia física y psíquica siempre están presentes, la falta de consideración y la ausencia del más mínimo respeto, prolongándose en el tiempo sin expectativas de cambio, más bien al contrario, van haciendo que la mujer vaya entrando en esa fase en la que su actitud hacia la violencia es la de huida.
En este momento, dependiendo de determinadas circunstancias puede producirse la autolesión, el suicidio, como forma desesperada de acabar con la situación que vive, situación que, generalmente, ha venido precedida de intentos de salida por otras vías que, por diferentes motivos, han fracasado.
Entre las consecuencias que el maltrato tiene en el terreno de la salud pública, sabemos que entre el 20 y el 40% de las mujeres que se suicidan cada año han sufrido malos tratos.

El maltratador siente tal odio hacia su víctima que interioriza negar a ésta la condición de ser humano. Y cuando, además, la víctima trata de escapar de sus garras, la violencia, físico-psíquica o sólo psiquica, revienta. El maltratador se considera humillado en su particular pundonor -¡pretenden negarle el derecho adquirido a compensar así su mediocridad!- y, haciendo gala del habitual victimismo de estos hijos de puta, se arroga la condición de acreedor frente a su maltratada, que sólo saldará su deuda devolviéndole su vida. Porque la vida de la maltratada siempre ha pertenecido al maltratador.

El objetivo final del maltratador es la eliminación de la víctima. Puede o no alcanzarlo, pero es la finalidad ideal de su persistencia. Si es un maltratador físico, tiene prevista una acción directa definitiva, letal, contra su víctima, siempre. Si sólo es un maltratador psíquico, la acción será indirecta, inducida: el suicidio. Que quede claro: el fin último del maltratador psíquico es el suicidio de su víctima.

El 26 de abril, hace casi tres meses, una maltratada psicológica, acreditada con los informes de dos psicólogas distintas y de una psiquiatra de un Servicio público de urgencias, interpuso una denuncia por violencia doméstica. Aun no ha sido llamada por el Sr. Juez a ratificar su denuncia. El denunciado aun no ha sido llamado a declarar sobre los hechos. Las psiclógogas y la psiquiatra no han sido llamadas a ratificar sus Informes. Nos hemos personado para impulsar estas diligencias y la adopción de alguna medida de alejamiento, pero, entre las vacaciones del personal, la celeridad de Su Señoría y el cierre judicial de agosto, parece que hasta septiembre no nos tendrán por personados. Serán cinco meses perdidos. Al menos cinco meses, ya que como la maltratada no se ha personado en el juzgado con un puñal clavado, o ya cadaver dentro de una caja, previsiblemente no valdrá para nada.

El maltratador, como siempre en estos casos, se sentirá respaldado por el sistema judicial, irreprochado en su actitud, envalentonado. Y mi clienta, algún día, se quitará de enmedio.

Entre las acciones de los maltratadores y la dejación de quienes desamparan a las maltratadoras, como ésta hay cientos de crónicas de muertes anunciadas.

La prensa gratuita local


  • Google

Artículos recientes

Últimos comentarios

Los más comentados

Mis compromisos

  • No hay socialismo sin revolución
  • Adopta animales abandonados
Creative Commons License