El autor

Me llamo José-Luis Prieto, nací en Madrid en 1973, soy abogado y consultor, desde 2007, tengo familia, ingresos, vivienda y compromisos en Móstoles y La Coruña.
Soy demócrata y socialista libertario, por ese orden. Creo que la libertad debe ser efectiva para todos, que hay que garantizar la igualdad absoluta de derechos y oportunidades, y que el ser humano es social por naturaleza.

Archivo: Agosto 2005

La rabia revisionista

He recibido algunos comentarios insultantes por mi artículo sobre los sucesos de Paracuellos a los que, por injuriosos, no voy a dar pábulo en esta web. Parece ser que su humilde difusión, que no pretendo mucho con mi blog, ha causado cierta conmoción entre lectores (de esos que se disfrazan de “centristas-reformistas de toda todita la vida”) entre los que se ha revivido su simpatía por la traición de la derecha contra nuestra anterior Constitución democrática.

Pretenden que un servidor les secunde en su revisionismo, o al menos que no me calle si tengo opinión contraria. Ya saben ustedes: los herederos del franquismo no quieren compartir con los demás la autoría de la Historia de España entre 1931 y 1977, y se arrogan el derecho a mentir.

Alguno de estos tipos pretenden persuadirme de que mezclo o confundo dos sucesos distintos: la derrota de los traidores del Cuartel de la Montaña de Madrid y la muerte de los detenidos tras la misma en Paracuellos.

Sintetizo lo que dice Carrillo: Los detenidos que sobrevivieron a la toma del Cuartel de la Montaña, donde previamente el general golpista Fanjul se había hecho fuerte a la espera de refuerzos fascistas de fuera de la capital -Madrid se mantuvo leal al ordenamiento legal democráticamente constituido-, estaban siendo trasladados a Valencia cuando la expedición fue interceptada a la altura de Paracuellos por republicanos enardecidos a causa de los feroces ataques que estaba sufriendo la población civil madrileña.

Admito que esta versión no coincide con la “verdad oficial” grabada a fuego en las conciencias de los españoles durante cuarenta años y que los “centristas-reformistas de toda la vida” pretenden ahora recuperar.

Entre creer a Carrillo, quien fuera Secretario General de lo que el Rey llamó “Real Partido Comunista” y portavoz de un grupo parlamentario que unánimemente voto a favor de la actual Constitución (como, recuerdo, no hizo el grupo parlamentario popular de Manuel Fraga)… y creer a los herederos del franquismo, tengo claro quién me merece más crédito.

Obsesiones de la derecha española: Paracuellos


Manuel Fraga Iribarne


  • Google

Artículos recientes

Últimos comentarios

Los más comentados

Mis compromisos

  • No hay socialismo sin revolución
  • Adopta animales abandonados
Creative Commons License