El autor

Me llamo José-Luis Prieto, nací en Madrid en 1973, soy abogado y consultor, desde 2007, tengo familia, ingresos, vivienda y compromisos en Móstoles y La Coruña.
Soy demócrata y socialista libertario, por ese orden. Creo que la libertad debe ser efectiva para todos, que hay que garantizar la igualdad absoluta de derechos y oportunidades, y que el ser humano es social por naturaleza.

Archivo: Septiembre 2005

Hoy creo un poco más en la Justicia

Entre los abogados, precisamente por la práctica procesal, probablemente sea entre quienes nos encontremos mayor número de escépticos y con mayor intensidad ante el funcionamiento de la Administración de Justicia. Hemos presenciado muchísimas injusticias judiciales, muchas ninguneando la jurisprudencia y muchas en abierta vulneración del contenido explícito de la Ley. Incomprensible, sí, tanto que muchas veces nos colapsa la vergüenza ajena al tratar de explicárselo a nuestros clientes.

Pero hoy creo un poquito más en la Justicia, o al menos en la impartida por la Audiencia Provincial de Ourense, con una profesionalidad que muchas veces echamos de menos en las Audiencias de grandes capitales de provincia. Y no porque su Sentencia satisfaga mis intereses, sino porque se conduce rigurosamente por los cauces señalados por las fuentes del derecho.

Lo explico para los que tienen la suerte de ser legos en derecho:

El Código Civil prescribe, y la doctrina judicial lo ha perfeccionado con sus unidireccionales pronunciamientos, que las medidas relativas a la guarda y custodia de menores y el régimen de visitas, estancia y comunicaciones del progenitor no custodio con sus hijos, en caso de separación o divorcio, sólo pueden modificarse si han cambiado, y sustancialmente, las circunstancias en que con anetrioridad fueron judicialmente establecidad, y cuando no perjudiquen el interés de los menores.

Es así, y tan consolidadamente que no permite rodeos.

Pues bien. El caso que me interesa no lo es por una cuestión profesional, sino por cierta implicación personal: aparte de padre de una bebé, soy lo que en el campo de la psicosociología empieza a conocerse como “padre social” de otro, al que quiero tanto como a aquélla.

  • Primero, el Juez, en procedimiento de separación, estableció unas determinadas medidas respecto del menor.
  • Después, en procedimiento de modificación de medidas, las modificó sin referirse a alteración ninguna de las circunstancias en que anteriormente él mismo las había establecido.
  • La Audiencia Provincial de Ourense, lógicamente -con una lógica de la que aquél se había sustraído, no obstante el famosísimo principio de legalidad-, declaró que la modificación era perjudicial para el menor y no satisfacía los requerimientos legales y jusrisprudenciales a los que debe someterse el Juez. Y revocó la sentencia del Juez de Primera Instancia, tal como habíamos solicitado.
  • El Juez corregido, en ulterior procedimiento de divorcio, confirmó las medidas revocadas por sus superiores , eliminando en su Sentencia la existencia del previo pronunciamiento de la Audiencia.
  • Y, por segunda vez, según ha sido notificado hoy mismo, la Audiencia Provincial ha revocado las medidas que el Juez se ha empeñado en imponer para perjuicio del menor violando abiertamente la Ley y la jurisprudencia a las que debe someterse. Estimando nuevamente nuestro recurso de apelación.

Es complicado que una Audiencia Provincial revoque el pronunciamiento de un Juzgado. Pues bien: en el caso de injusticia judicial que hemos sufrido, lo ha hecho dos veces.

Pues eso, que gracias a la Audiencia Provincial de Ourense, y por el mero hecho de haber cumplido con su obligación (someterse a las fuentes del derecho), hoy creo un poquito más en la Justicia.

Se aceptan sugerencias respecto al Juez de Primera Instancia.

Los nacional-liberales ante la competencia

ProtestasCuando el actual Gobierno propuso la modificación legislativa que ha posibilitado la conversión del Canal Plus analógico codificado al canal Cuatro, emitiendo en abierto, los Grupos Planeta (principal accionista de Antena 3, más el ultraconservador diario La Razón y el aznarista González Ferrari por Onda Cero), Vocento (principal accionista de Tele 5, el conservador diario ABC y Punto Radio), UnEdiSA (el diario El Mundo, alter ego mediático del PP) y Recoletos (vinculado al Opus Dei) montaron en cólera.

A estas alturas constato que me he equivocado al atribuir la oposición de la derecha mediática a la apertura del mercado de la comunicación al reparto del pastel publicitario.

Nada ha objetado con posterioridad dicho sector del empresariado de la comunicación respecto de otros nuevos competidores en el mercado publicitario como son las televisiones digitales abrumadoramente ultraderechistas autorizadas por por el PP desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid o la emisora pirata que se ha montado María Esperanza de Aguirre y Gil de Biedma, Condesa de Murillo. Estos competidores nos les resultan acreedores de los argumentos que utilizaron contra una empresa cuyo diario de información general es el mayoritariamente leído por los españoles, como su cadena de radio es la mayoritariamente escuchada.

La clave está en otro mercado, donde las empresas televisivas advenedizas ni las emisiones piratas a la que dedican nuestros impuestos no son competencia para la configuración preexistente de la derecha mediática: el mercado ideológico. Sí: sé que apelar a un mercado ideológico puede resultar chirriante para las concepciones políticas progresistas, pero lo cierto es que conforme a las reglas de la mercadotecnia como los nacional-liberales tratan de influir en el comportamiento político de los ciudadanos, de lo que Silvio Berlusconi ha sido pionero exitoso y modelo.

Como estos nacional-liberales tienen tanto de liberales como los antaño nacional-socialistas de socialistas, nada importa que, conforme su análisis mercantilista de la realidad, seguidamente se niegue la competencia. Cuando parecía que no querían competencia en el mercado de la publicidad, resulta que la que no quieren es la que se encarna en la pluralidad informativa.

Es la totalización del pensamiento.

Más Ideas


Izquierda-derecha, sencillamente


La legitimidad del tiranicio


  • Google

Artículos recientes

Últimos comentarios

Los más comentados

Mis compromisos

  • No hay socialismo sin revolución
  • Adopta animales abandonados
Creative Commons License