El autor

Me llamo José-Luis Prieto, nací en Madrid en 1973, soy abogado y consultor, desde 2007, tengo familia, ingresos, vivienda y compromisos en Móstoles y La Coruña.
Soy demócrata y socialista libertario, por ese orden. Creo que la libertad debe ser efectiva para todos, que hay que garantizar la igualdad absoluta de derechos y oportunidades, y que el ser humano es social por naturaleza.

Archivo: Octubre 2006

Los profesores de religión

El Gobierno está preparando un Borrador de Real Decreto por el que los profesores de religión no podrán ser despedidos de sus trabajos sin motivación expresa. Otra contradicción como esa de postular la igualdad de género en una institución tan anti- igualitaria como es la Corona. Igual que como republicano defiendo que la monarquía siga siendo coherente consigo misma, también ahora, pese a ser lo anticlerical que en España la Jerarquía católica nos obliga a ser, defiendo el derecho de esa Iglesia a seguir haciendo de su capa un sayo.

No me solidarizo con los profesores de religión que pierden su trabajo. Sé que lo progre, lo chachi-guay, lo políticamente correcto es, por aquello de la solidaridad de clase, apoyar a dicho colectivo en sus ¿justas? reivindicaciones laborales. Pero es que yo lo niego todo:

No puedo tener solidaridad de clase hacia quienes no son de mi misma clase. Los profesores de religión, como los demás funcionarios -no utilizo esté termino en el sentido que el derecho administrativo-, no son trabajadores. Son otra cosa. Su esfuerzo no le genera plusvalías a ningún explotador que pone su ocio y su capital, no. Es más: son auténticos agentes del sistema, otra forma de “nueva clase”, auténticos propagandistas. Y en su caso, los profesores de religión lo son de un modo particularmente grave.

Del mismo modo que son libremente nombrados por la dirección institucionalizada de su religión o secta, los profesores de religión deben admitir que puedan ser igual de libremente removidos de dichos puestos. Igual que no se quejaron cuando fueron ungidos de la función del magisterio educativo-religioso, no tienen ningún derecho a quejarse cuando se les retira ese privilegio de cobrar del erario público cuando pierden la confianza de quien, en base a esa cuestión de confianza, previamente les nombró.

Igual que para conseguir ese puesto de funcionario no se exige lo que para los demás puestos del empleo público, sino ser propuesto por la dirección de la correspondiente organización religiosa, deben someterse a poder dejar de ser privilegiados por aquella propuesta. Igual que en base a criterios tan poco racionales como son los religiosos se les puede reconocer “idoneidad” para ser designados a dedo, deben asumir que pueden perder dicha dignidad con las misma caprichosa y, de nuevo, irracional fundamentación.

Por mucho que se trate de evitar, a las confesiones siempre les quedará el recurso al despido improcedente. Otra cosa es quién acabe pagando la indemnización.

Prueba para saber si se es facha

Si usted vota al PP, abstráigase para situarse en Bulgaria durante estos días. Tras las Elecciones celebradas recientemente en dicho país, pasarán a la segunda vuelta el Partido Socialista actualmente en el Gobierno y un partido de extrema derecha llamado Ataka (Unión Nacional “Ataque”). La derecha democrática sólo ha podido ser la tercera fuerza.

Si usted vota al PP, diga: ¿a quién votaría en la segunda vuelta de las elecciones búlgaras? Si usted votaría a Ataka, no lo dude: es usted un facha. Si le puede más su odio a la izquierda que su amor a la democracia, es usted un facha. Asúmalo sin complejos, que todos lo sabemos.

¿A quién votarían Rajoy, Esperanza Aguirre, Fedeguico Jiménez Losantos, Pedro Jeta Ramírez y el obispo Rouco? Todos lo sabemos. Que para ellos, la libertad es sólo una coartada.

Yo también grité en Martorell


Se vende precandidato


Defectos del sistema de elecciones primarias


  • Google

Artículos recientes

Últimos comentarios

Los más comentados

Mis compromisos

  • No hay socialismo sin revolución
  • Adopta animales abandonados
Creative Commons License