El autor

Me llamo José-Luis Prieto, nací en Madrid en 1973, soy abogado y consultor, desde 2007, tengo familia, ingresos, vivienda y compromisos en Móstoles y La Coruña.
Soy demócrata y socialista libertario, por ese orden. Creo que la libertad debe ser efectiva para todos, que hay que garantizar la igualdad absoluta de derechos y oportunidades, y que el ser humano es social por naturaleza.

Archivo: Junio 2007

Respuesta a Don Ricardo

Todo el mes de junio mirando de reojo tras de mí, agazapado, hasta que Don Ricardo me coge de las orejas y me saca de mi refugio, y me pone a la vista del público. Comoquiera que finalmente mi yaya Isa se ha recuperado, y vuelve con brío, me animo a atender el envite:

vamos a hablar de algo que interese realmente a la gente, de algo vulgar, poco dramático, que no hace referencia a ninguna hecatombe patriótica: los impuestos. Y voy a pedir a algunos destacados bloggers del ala izquierda que se pronuncien.

Y coge y me señala. Y yo por toda respuesta le voy a remitir al post que sobre el asunto escribí hace algo más de un año, en el que nuevamente entraba, esta vez sin ser tentado, al trapo que por entonces agitó Don Ricardo. ¡Qué obsesión tiene este hombre con los impuestos!. El caso es que no me muevo un ápice de lo que dije:

La reforma fiscal del Gobierno cierra el abanico tributario. Planteando una menor distancia entre los tipos mínimos y los máximos, reduciendo éstos, planteando una reducción de tramos, consolidando un tipo único para rentas de los contribuyentes con mayor capacidad económica,… se está avanzando hacia un sistema tributario cada vez más lejano al previsto en la Constitución. De derechas.

Así no se transforma, sólo se gestiona. No se redistribuye, sólo se contribuye. Así, quizá mi Partido está renunciado a la posibilidad de hacer las cosas de otra manera, resignándose a ser de izquierdas sólo en materia social, claudicando en materia económica. Otra socialdemocracia debe poder ser posible.

A lo sumo, a lo sumo, lo amplío como hice muy recientemente:

Un servidor de ustedes, que no es de derechas, personalmente es detractor de las reducciones genéricas de impuestos. Digo genéricas, porque también soy de los que no se resignan a que las inversiones públicas se tengan que hacer fundamentalmente a costa de los trabajadores (menos IRPF excepto para las grandes retribuciones, y más Impuestos de Sociedades y sobre el Patrimonio excepto para los pequeños rendimientos). Mi modelo es el de las democracias escandinavas, donde la presión fiscal es elevadísima, pero los servicios públicos son de una calidad tan envidiable que los Partidos que proponen rebajar los impuestos son castigados electoralmente. Vamos, que no comparto aquello de que bajar los impuestos sea de izquierdas.

Espero que le valga a Don Ricardo.

(Apostilla sobre la incursión que en su provocapost hace sobre la evolución de las retribuciones de la desclasada y desobrerizada clase obrera patria: La globalización, así, no)

¿Que gobierne la candidatura más votada?

Debe gobernar la lista más votada, cuando es la del PP. No en otro caso, como se acaba de confirmar en Canarias. En otro caso, cuando la más votada es la del PSOE, es legítimo la unión de las distintas derechas, e impedir que el candidato más votado sea investido Presidente.

Creo en la dialéctica izquierda-derecha, y, como se ha demostrado en Canarias, el PP también. El PSOE como Partido es el más votado en Canarias, pero la derecha, aunque dividida, es mayoritaria. Es una realidad social que se va a reflejar en el Gobierno autonómico canario, porque nuestro sistema electoral es más proporcional que mayoritario. Por eso yo, socialista, no me rasgo las vestiduras.

Sí se las rasgan quienes mantienen el doble discurso de criticar que del mismo modo la izquierda dividida haya apeado del poder a la derecha unificada en, por ejemplo, Galicia. También es minoritaria la derecha, aunque unificadamente sea la minoría mayoritaria, en los parlamentos de Navarra o Cantabria, o los Ayuntamientos de 10 capitales de provincia y de otras grandes ciudades.

Entre la constatación de esta realidad y la traición de la autodenominada “Izquierda” Unida de Leganés, cada vez soy más partidario de un sistema electoral a doble vuelta.

IU entrega Leganés a la extrema derecha


Carta abierta a Don Mariano Bonilla de la O


Un año sin Enrique


Hoy hace un año que murió Enrique. Qué decir. Qué decir más que, de vez en cuando, continúo descubriéndome llorando su falta.

Hace días que no posteo. Para mí, el mes de junio es un més funesto, es el puto mes de junio. La alegría de los junios sólo dura hasta el día 4, pues tal como esa fecha nació mi esposa. Del 5 en adelante es un mes maldito.

El pasado día 6 hizo quince años que murió una de mis abuelas, la paterna, la primera muerte con la que me dí de bruces con la muerte. Recuerdo cómo en la capilla del Hospital el sacerdote despachó esa muerte de carrerilla (¡nada menos que la muerte de mi yaya Tomasa! ¡qué desconsideración!). Entonces, por ello pero fundamentalmente por cómo perdió su vida, es cuando mi alejamiento de esa Iglesia tomó el camino del no-retorno. Algún día escribiré aquí sobre ella, y descubrirán lo admirable que fue.

Mi otra abuela es mi yaya Isa. La matriarca de la gran familia de la que, a través de mi madre, formo parte. En su honor el segundo nombre de mi hija Tareixa es Isabel, como el de mi abuela, me contó hace unos meses, era el de la suya, una de mis tatarabuelas, llamada Isabel Fernández. Hace unos días, en este puto mes de junio, mi yaya Isa ha sido hospitalizada. No sé si ella es consciente de la situación. Es duro. Muy duro y cruel, para ella, que es quien lo padece, y para quienes sabemos lo que está pasando.

Y hoy hace un año que murió Enrique, y la Tierra, la muy cabrona, no le rinde homenaje y sigue girando.

Menos mal que la sonrisa de mi hija me hace olvidar la insoportable levedad del ser.

  • Google

Artículos recientes

Últimos comentarios

Los más comentados

Mis compromisos

  • No hay socialismo sin revolución
  • Adopta animales abandonados
Creative Commons License