El autor

Me llamo José-Luis Prieto, nací en Madrid en 1973, soy abogado y consultor, desde 2007, tengo familia, ingresos, vivienda y compromisos en Móstoles y La Coruña.
Soy demócrata y socialista libertario, por ese orden. Creo que la libertad debe ser efectiva para todos, que hay que garantizar la igualdad absoluta de derechos y oportunidades, y que el ser humano es social por naturaleza.

Archivo: Agosto 2008

O meu Blogday, mis recomendaciones


Seis años en la blogosfera


Internacionalista

Forma parte del desvarío nacionalista pensar que lo normal es el nacionalismo. Tanto el propio como genéricamente. Para los nacionalistas, todos somos nacionalistas. Y la crítica al nacionalismo sólo puede hacerse desde otro nacionalismo. Hay gilipollas que achacan a un supuesto nacionalismo españolista mis críticas a la financiación autonómica propuesta por el nacionalismo catalán. No es tanto negar el internacionalismo al que me adhiero, como sí rebajarnos a todos a su nivel de debate, homogeneizarnos a su agenda política.

Para mí, España es una nación plurinacional, una nación de naciones, plural como ha sido históricamente, cuando se le conocía como Las Españas. Piso suelo español y gallego a la vez, estoy a la vez en ambas naciones, como consecuencia de la propias naturalezas de ambos países. Soy de esa mayoría de los españoles que albergamos diferentes identidades compatibles, abiertas e integradoras.

Dicho esto, que no es más que una constatación objetiva de la realidad, he de manifestar que me la suda. Me la refanfinfla que Galicia y España sean naciones y la relación que tienen entre ambas. A mí la nación no me da de comer. Las banderas no me abrigan cuando hace frío. Por eso, puedo reconocer la existencia de tal o cual nación, pero no ser nacionalista.

Lo que sí me afecta es el Estado y sus formas e implementaciones. Por eso, como hay Parlamento de Galicia, Cortes Generales y Parlamento Europeo, soy galleguista, españolista y europeista: porque ahí puedo influir con algo tan sencillo como mi voto. Y mi voto no me da de comer, pero con el mismo se toman las decisiones que ayudan.

Pero soy algo más. Para mí el conflicto no está entre naciones, segmentaciones del mercado en el capitalismo, sino entre dos clases sociales, siendo de ellas la mía la clase trabajadora, la de quienes viven de su propio esfuerzo. Porque soy socialista. Por eso no puedo ser nacionalista.

No he podido

Thatcher y ReaganConfieso que en cuanto me he enterado de la enfermedad degenerativa que se ha hecho público de Margaret Thatcher, he intentado alegrarme y exteriorizar esa alegría. Pero no he podido. No es que sea un beato, que la sola intención de conseguirlo ya lo demuestra, pero desde luego que he fracasado en mis intentos de darle a probar desde mi blog a los nacional-liberales de la misma medicina que nos dieron a los demócratas desde los suyos cuando, por ejemplo, falleció Eduardo Haro Tecglen.

Hay cosas en las que ellos siempre serán mejores, ¡y eso que están costreñidos por la caridad cristiana! (Al final, el cielo estará lleno de rojos).

Margaret Thatcher no creía en el pluralismo parlamentario, odiando furibundamente a todas las opciones que no fueran la conservadora. Así, desde el nº. 10 de Downing Street, llegó a disolver el Ayuntamiento de Londres por mantener sus votantes a los laboristas en el Gobierno municipa.

Su singladura al frente del Ministerio de Educación se caracterizó por la desinversión en y precarización de la enseñanza pública. Fue el inicio de una trayectoria política que preconizaba la reducción de los servicios públicos, con la excusa de la reducción de impuestos que los sostenían. Ya en el Gobierno, a la reducción de servicios públicos y de los impuestos directos (los que atienden a la capacidad económica de los contribuyentes), medidas éstas a la medida de las clases más acomodadas, añadió un incremento salvaje de los impuestos indirectos y de los tipos de interés que provocó una gran crisis industrial y el hundimiento de las exportaciones y sumió en la pobreza a un número creciente de familias trabajadoras: en pocos años dobló el número de parados heredados del anterior Gobierno.

En diciembre de 1987 promovió una legislación homófoba. Ya en 1978 se abrazó a argumentos xenófobos para ganarse el apoyo del lumpenproletario, con el que así, el año siguiente, derrotó a los laboristas. Margaret Thatcher acogió a los dirigentes del apartheid sudafricano, y se opuso a las sanciones de la comunidad internacional contra el régimen racista de Pretoria, mientras apoyó activamente los bombardeos contra poblaciones civiles libias en 1986. Por otra parte, firmó con la tiranía China la retrocesión de Hong Kong, entregando a los ciudadanos de esa ciudad a la dictadura comunista pero salvaguardando la continuidad del capitalismo económico. Su anticomunismo sólo era económico, ya que en materia política siempre estaba del lado de las tiranías, fuera cual fuese su signo. Apoyó siempre, activa y abiertament, tanto la dictadura nacional-liberal de Chile como al propio tirano Pinochet.

Vamos, que méritos tiene la muy miserable para no desearle precisamente lo mejor. Pero entre que el corazón está a la izquierda, y que su enfermedad la padecen muchos inocentes que merecen todo el respeto y consideración, no celebraré su ocaso.

Un ejemplo

Tres mil millones de euros, casi el 39% de lo que el Estado le ha dado a Galicia en el año 2006, una cuarta parte del presupuesto de la Xunta para el 2008, y un 6% del PIB regional. Esta es la cantidad que se juega la comunidad gallega si finalmente fracasa su propuesta de financiación autonómica y si, además, se aceptan los límites a la solidaridad que plantea Cataluña en aplicación de su nuevo Estatuto de Autonomía.

Ceñir el cálculo de las necesidades a la sanidad, la educación y los servicios sociales, como pide la Generalitat, y que cada autonomía se autofinancie el resto de los servicios transferidos, le haría perder a Galicia cerca de 1.900 millones de euros en recursos provinientes del Estado.

Junto a Castilla-La Mancha, Extremadura, Castilla y León y Canarias, sería el territorio más perjudicado por esta medida. Cataluña, Madrid y Baleares, por contra, ganarían entre 500 y 2.000 millones más. Y Valencia continuaría en su mismo nivel actual. Así lo calculó el Instituto de Estudios Fiscales, por encargo del propio Gobierno central, hace casi un año.

Publicado hoy en ‘La Voz de Galicia’.

Aunque mis posts sobre Galicia suelo escribirlos en la otra lengua oficial de esta Comunidad, en este caso lo hago en castellano porque lo único que he querido es poner un ejemplo de las consecuencias del modelo de limitación de la solidaridad del nacionalismo catalán (incluyo dentro de este epígrafe a los autodenominados “socialistes”). Posiblemente, si sustituyéramos las referencias gallegas con los datos correspondientes a Extremadura, las cifras serían demoledoras.

Como la manipulación nacionalista catalana se basa en anécdotas (que si en Cataluña hay más pobres que habitantes en Extremadura, obviando que también tienen más ricos que extremeños hay), contribuiré a la dinámica de su simplificación propagandística con el siguiente dato: 3000 millones de euros menos en Galicia se notan más que 2000 de más en la rica Cataluña. Vamos, que el modelo nacionalista catalán es el de Robin Hood pero al revés: quitar a los pobres para dárselo a los ricos. ¡Toma redistribución!

E agora para a franquicia galega de Galeuscat, a sucursal que CiU ten travestida aquí. Traduzo do castelán, tamén de ‘La Voz de Galicia’:

Pero Galicia sufriría tamén moi especialmente se o PSC e o resto dos partidos cataláns levasen ata o final a súa ameaza de non apoiar os Orzamentos Xerais do Estado se o Goberno non cede ás súas pretensións en torno ao financiamento. No caso de que se consumase esa ameaza, ao Goberno non lle quedaría outro remedio que prorrogar os Orzamentos do 2008, xa que sen os 25 deputados do PSC e os 10 de CiU non é posible sacalos adiante. A prórroga dos Orzamentos supoñería o golpe final ás aspiracións de que o AVE chegue a Galicia no 2012. Na última visita que Emilio Pérez Touriño realizou a La Moncloa, o presidente Zapatero garantiulle que os Orzamentos do 2009 incluirían investimentos suficientes para poñer en marcha todos os tramos do AVE nese ano, especialmente entre Lubián e Ourense, condición indispensable para cumprir o prazo do 2012. Pero a prórroga dos Orzamentos do 2008 impediría aumentar os créditos necesarios para eses investimentos, co que o proxecto veríase seriamente afectado.

  • Google

Artículos recientes

Últimos comentarios

Los más comentados

Mis compromisos

  • No hay socialismo sin revolución
  • Adopta animales abandonados
Creative Commons License