El autor

Me llamo José-Luis Prieto, nací en Madrid en 1973, soy abogado y consultor, desde 2007, tengo familia, ingresos, vivienda y compromisos en Móstoles y La Coruña.
Soy demócrata y socialista libertario, por ese orden. Creo que la libertad debe ser efectiva para todos, que hay que garantizar la igualdad absoluta de derechos y oportunidades, y que el ser humano es social por naturaleza.

Archivo: Abril 2009

Aluciné a las 9:25 h.

Esta mañana, cuando llevaba a los niños al Colegio, como siempre llevaba encendida la radio en el coche para, como siempre excepto cuando ponen deporte fútbol, escuchar la Cadena Ser.

Hablaban los contertulios del programa “Hoy por hoy” de ese tramo horario, dedicado a temas de actualidad, sobre los dramas humanos que en las familias españolas está generando la actua crisis económica mundial. Nos involucraron a los oyentes reproduciendo una creo que supuesta conversación entre un arquitecto técnico y el psicólogo al que había tenido que acudir para, en el fondo, buscar no más que consuelo ante su situación personal, y familiar, pues también aludió a la tensión que aquélla provoca dentro de su casa.

Me abruma pensar que eso se reproduce cientos de miles de veces en nuestro páis. Me estresa pensar que cualquiera podemos acabar en las garras del paro. Me angustia la incertidumbre a la que la mayoría de los ciudadanos del mundo nos va empujando el paso del tiempo.

Y a las 9:25 h., de golpe, Carles Francino, el conductor del programa, busca una excusa para, a propósito de dicho drama humano, introducir el tema del partido del siglo de la presente vuelta del campeonato de la Liga de Fútbol de esta temporada. Y los contertulios pasan a secundarle de modo entusiasta, sin indignación ni prplejidad alguna. Y se olvidan de la crisis, y pasan a llenar así los siguientes minutos. De vergüenza ajena.

Que le den al fútbol.

Santiago Viñuelas

Hay amigos a los que, sin alcanzar el nivel fraternal que reservas a los pocos que puedes hacer de tu familia, quieres y aprecias especialmente. Sólo estos dos tipos de amigos son amigos de verdad; los demás son otra cosa.

No hace falta que veas mucho a un amigo de verdad, ni que trates mucho con él. Es un amigo y ya está, y las pocas veces que le ves le abrazas y le das dos besos, y al verle tu mirada cambia y el encuentro hace que el escenario resplandezca. Y sabes que es recíproco, porque estos tipos de amistades sólo son cuando se cimienta sobre la bidireccionalidad.

Lo peor de mi traslado a Galicia va a hacer dos años es haber dejado allí mis amigos madrileños. Con algunos, gracias a estas cosas de Internet, mantengo no sólo la vinculación sino además un contacto muy estrecho. Con otros, faltando estas cosas comunes, no.

Este fin de semana, en Tenerife, donde ambos asistíamos al iCities, pregunté a Reyes Montiel sobre compañeros suyos a los que conocía de IU en la Comunidad de Madrid, por la que ella es diputada autonómica.

Y me contó que ya hacía bastante que Santiago Viñuelas había fallecido.

Le ví en su toma de posesión como Concejal de IU en el Ayuntamiento de Móstoles a mediados de 2007. Menos de dos meses después yo ya vivía en Galicia. En diciembre murió.

Y yo me he enterado un año y medio después, porque evito bajar a Madrid (amo demasiado Galicia), y mis viajes allí han sido fugacísimos, y prefiero quedar con mis padres en el punto intermedio que es nuestra Sanabria.

¡Cuánto apreciaba yo a Santiago!

Le conocí en 1999, cando fuimos compañeros en el Ayuntamiento de Móstoles. Profesionalmente discutíamos continuamente, pero ya entonces yo sabia que me encontraba ante una de las mas bellas personas que he visto dedicarse a la política. Como técnico municipal de deporte en plantilla del Ayuntamiento, fue personal de confianza política de los concejales de IU hasta que, ya enfermo, aceptó liderar la coalición en Móstoles y su candidatura en las últimas elecciones municipales allí. Para él, como lo sería para cualquiera, debió ser un honor tomar posesión de su Acta de concejal. En el mismo Pleno anunció su dimisión por motivos de salud en una declaración que hizó aflorar las lágrimas en todos los presentes.

Si alguien me hubiera informado de su muerte, yo habría hecho otra de mis fugaces visitas a Móstoles para llorarle cerca.

¡Bienvenida, Rosa!


Otro desprecio a un blogger

Entre los periodistas ejercientes hay dos actitudes frente a los bloggers, dependiendo, lógicamente, de la que tienen ante el fenómeno de los blogs.Una, cada vez menos mayoritaria, que producto de sus inseguridades y sus propios déficits de autoconfianza, ven esto del blogging como un desafío a sus lentejas. Ven intruismo profesional. Y lo peor es que lo ven cuando los bloggers legos en periodismo generalmente no informamos, sino que opinamos. Es una vieja cuita doctrinal que personalmente procuro avivar ante los periodistas siempre que puedo: dentro de la libertad de expresión, la protección jurídica de la faceta de la libertad de información tiene unos requisitos distintos a los de la de la libertad de opinión. Un informador tiene unas exigencias distintas, que se supone que es para los que se les capacita en las Facultades de Periodismo (por ejemplo: contrastar las fuentes), distintas que las que tenemos los opinadores, para lo cual no necesitamos ninguna capacitación profesional.Los periodistas que no tienen el posicionamiento que he descrito son la otra corriente, cada vez menos minoritaria, dentro de su profesión. En Las Ideas tener buenos ejemplos. Son quienes creen en el concepto del “periodismo ciudadano”, con una auténtica militancia admirable por cuanto, confiando en la potencialidad de la falta de capacitación profesional de los legos en la materia, permite a estos irse introduciendo en su actividad, sin miedo a la competencia, y ayudar a la profesión en la difusión de información. Renuncian al monopolio.NoticiaDigo todo esto a propósito de una breve pero curiosa noticia que leí el pasado sábado en el diario ‘La Voz de Galicia’, al que, vaya por delante, tengo el medio más serio e imparcial de la prensa española.En dicha noticia, sin llegar a afear actitudes, se viene a, según “un bloguero”, “el autor” de un blog o un “internauta”, poner en evidencia que la biografía oficial de la Ministra competente en materia de propiedad intelectual estaria eventualmente copiada, omitiendo la fuente, de la Wikipedia.Claro que el periodista se olvida de indentificar al “bloguero”, “autor del blog” o “internauta”, omitiendo la fuente. La propia redacción de la noticia parece hecha con la indisimulada intención de privarle al blogger de su gloria, que se la queda el periodico.Lo peor es que hay que darle gracias al medio por, al menos, admitir que la investiación no es suya.

¡Sexo fácil!

Ahora que ya he llamado tu atención, pasemos a otra cosa.

Algo así decían algunos carteles en tablones de anuncios de mi Facultad. Aparecía en grande la palabra “sexo”, y cuando te acercabas a curiosear el resto del contenido, comprobabas que no era más que un anzuelo para venderte apuntes, por ejemplo. Y nada de sexo.

Escribo este post para que me sirva de ejemplo en la parte sobre la que van a tener que padecerme los asistentes al iCities de este año que se apunten a taller sobre blogs en el contexto de las que ya van a ser las II Jornadas sobre Open Government, e-Administración y Participación Digital, que el tinerfeño Ayuntamiento de Candelaria ha confiado en volver a coorganizar con la asociación Las Ideas.

Alguna faena ha debido hacer José Frechín, que como castigo le han impuesto la penitencia de tener que coordinarse conmigo para dar conjuntamente nuestras ideas hacerca de cómo hacer un blog. Cierto que ya hasta el hijo de Losantos tiene un blog, que aquí cualquiera junta letras, pero al menos lo que yo intentaré es dejar claro qué es lo que hago mal para que quien me escuche, oyendo la voz de la experiencia (este blog va a cumplir siete años), no caiga en los mismos errores, y dar algunas claves, como, por ejemplo, poner la palabra “sexo” en el título. Por ejemplo. Y allí lo desarrollaré.

Asistir a mi taller no será obligatorio, así que no hay excusa para inscribirte a las Jornadas, y, si vives fuera de esa isla, sí para visitarla, que Tenerife es preciosa.

  • Google

Artículos recientes

Últimos comentarios

Los más comentados

Mis compromisos

  • No hay socialismo sin revolución
  • Adopta animales abandonados
Creative Commons License